Por Gabriel Iezzi
26/11/2019

Algunos lineamientos entre el DOLO EVENTUAL y la CULPA CON REPRESENTACIÓN

Hoy tocaremos algunos puntos relacionados a un tema ríspido en materia doctrinaria y jurisprudencial: cuando se puede imputar a una persona haber obrado con culpa (con representación) o con dolo eventual.

En primer lugar podemos definir al “dolo”, como aquel elemento que integra el tipo penal. Se encuentra compuesto de un elemento “INTELECTUAL”, referido al “Saber o Conocimiento” y otro elemento “VOLITIVO”, se trata de la “Intención o Voluntad” de realizar el “tipo objetivo” de la figura penal.

El elemento “intelectual” implica por parte del autor del hecho el saber lo que se hace de manera acabada. Es decir que se sabe que se están realizando los elementos del tipo objetivo.

El elemento “volitivo” es el querer realizar. Existe una voluntad del dominio del hecho. Es más que un simple deseo, es la voluntad de hacer.

Únicamente en los casos en que ambos elementos concurren (intelectual + volitivo) estamos en presencia de un delito doloso.

Ahora bien, en el supuesto de faltar algunos de estos elementos elementos: “conocimiento” y/o “voluntad”, estamos en presencia de un delito “imprudente”, esto siempre y cuando el delito en estudio admita la forma imprudente de acción.

Asimismo, dentro del dolo hay diferentes grados. Hoy nos abocaremos al supuesto de Dolo eventual y su diferenciación con la culpa con representación, si es posible.

Hay muchas teorías para discernir entre Dolo eventual y la culpa consciente o con representación (teorías de la voluntad, del consentimiento, de la indiferencia); sin embargo, en la práctica la diferenciación es realmente muy difícil, dado que todo ocurre dentro de la cabeza del autor del delito. Por consiguiente, salvo que haya una expresa aceptación o manifestación por parte de éste; es poco frecuente llegar a la certeza necesaria para una condena por un delito de dolo eventual.

Esta paradoja se vio claramente reflejada en el fallo “Cabello” donde el Tribunal Criminal Nº 30 condenó al imputado por el delito de Homicidio a raíz de un accidente de tránsito entendiendo que hubo en su accionar una conducta dolosa de dolo eventual.

Sin embargo, al haberse revisado el fallo en Casación, la Sala III, con igualdad de elementos probatorios revocó la sentencia parcialmente y cambió la calificación legal a homicidio imprudente.

Adentrándonos en la diferenciación, en el delito doloso el autor realiza una acción en la que eventualmente podría suceder el resultado. La conducta está dirigida intencional y voluntariamente –dolosamente - a ello, en este caso lo único eventual resulta ser el resultado.

La incongruencia en el comentado fallo Cabello del Tribunal Oral sentenciante "Es que la mera circunstancia de circular a una alta velocidad violando conscientemente el deber de cuidado, confiado en su habilidad o destreza como conductor no resulta “per se” determinante de la existencia del dolo eventual, pues debe demostrarse que el autor fue consciente del riesgo, lo asumió y no tuvo una verdadera renuncia en la evitación del resultado.”

Como resalta Donna, Edgardo Alberto y De la Fuente, Javier Esteban "Prevención, culpabilidad la idea objetiva del dolo. El dolo eventual y su diferencia con la imprudencia consciente: “es perfectamente posible que el imputado haya excedido conscientemente la velocidad permitida, incluso que haya aceptado participar en una "picada", pero, sin embargo, haya "confiado" subjetivamente en que nada ocurriría o, mejor dicho, en que con su habilidad controlaría en todo momento al vehículo. Para afirmar el dolo eventual el tribunal debió haber profundizado en esta cuestión. No parece sencillo descartar esa confianza en la evitación del resultado cuando no está del todo claro que el imputado haya visto el auto de la víctima y además está probado que intentó frenar antes de la embestida.”

El “Dolo” es un fenómeno interno del sujeto, y siempre se recurre a indicadores externos para su determinación. Cuando no se puede acreditar o reunir estos indicadores externos, se recurre al tipo imprudente de acción.

Como bien se afirma en doctrina, si no se demuestra en el juicio que el sujeto tuvo conocimiento de lo que hacía y voluntad de concretar el hecho al que se refiere la ley penal, no hay dolo. No le es dado al tribunal suplir la falta de pruebas con especulaciones referidas a comportamientos anteriores del justiciable y a la gravedad del resultado. (referido a lo hecho por el Tribunal Oral en el fallo Cabello).

En conclusión, al no existir una diferencia verdadera entre el dolo eventual y la culpa con representación, se utiliza la misma mayormente con fines político – criminales vulnerando de esta manera garantías constitucionales. La gravedad de los resultados lesivos producidos con una conducta típica no puede utilizarse para calificar ni valorar la misma. La conducta debe ser evaluada ex – ante, en el caso concreto para calificar la acción, y en cuanto al resultado valorarse únicamente como factor de merituación de pena, lo mismo cabria decir en cuanto a la “mayor peligrosidad”, a la “conciencia del resultado”, el famoso “desprecio del bien jurídico” o a la “posibilidad de evitación del resultado”.



Comentarios

doaaiCig: what effect does alcohol have on viagra viagra viagra without doctor prescription viagra erection ejaculation gif cost of viagra at walmart viagra efectos secundarios viagra/levitra viagra online whats best? viagra, levitra or cialas? snorting viagra https://pharm-usa-official.com - viagra dosage https://www.schnaeppchendealer.de/lg-bh6240c-2-1-3d-blu-ray-system-mit-bluetooth-

Dejá tu comentario

Columna de opinión

Por Gabriel Iezzi
NUEVA REGLAMENTACIÓN DE LAS PRISIONES PREVENTIVAS

El Gobierno publicó en el Boletín Oficial la Resolución 2/2019, la cual reglamenta la implementación en “los tribunales con competencia en materia penal de todas las jurisdicciones federales del territorio nacional” de los límites al uso de las prisiones preventivas.

Quiero recibir lo mejor de Universo Escudo

Columna de opinión

Por Gabriel Iezzi
NUEVA REGLAMENTACIÓN DE LAS PRISIONES PREVENTIVAS

El Gobierno publicó en el Boletín Oficial la Resolución 2/2019, la cual reglamenta la implementación en “los tribunales con competencia en materia penal de todas las jurisdicciones federales del territorio nacional” de los límites al uso de las prisiones preventivas.